CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

OTRO ACTO ECUMÉNICO
EN LA ARCHIPROFANADA
CATEDRAL DE BUENOS AIRES


OTRO ACTO ECUMÉNICO EN LA ARCHIPROFANADA CATEDRAL DE BUENOS AIRES

Parece que el recinto de la que fuera la Catedral Católica de Buenos Aires se ha convertido en el marco obligado para todos estos "ejercicios" de ecumenismo.


30.12.2013  Itongadol/AJN.- Itongadol/AJN.- En la conmemoración participaron por parte de la comunidad judía el vicepresidente 2° de la AMIA, Pablo Reisman; el rabino Daniel Goldman de Bet El; y el protesorero de la DAIA, Alberto Zimerman, quien resaltó en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN) que el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, se acercó personalmente a saludarlos y los llamó sus “hermanos hebreos”.

La catedral de Buenos Aires fue ayer el escenario de la Jornada por la Paz Mundial, un acto interreligioso en el que participaron por parte de la comunidad judía el vicepresidente 2° de la AMIA, Pablo Reisman; el rabino Daniel Goldman de la Comunidad Bet El; y el protesorero de la DAIA, Alberto Zimerman, quien destacó en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN) que “en reiteradas oportunidades, no menos de cinco veces, en vez de decir ‘Paz’ en español, el monseñor Mario Poli pronunció la palabra ‘Shalom’”.

Zimerman, amigo personal del Papa Francisco, participó en varias ocasiones en este evento. “Ir a la catedral es un ejercicio que hago hace muchos años. La única diferencia es que el acto en vez de presidirlo el arzobispo de Buenos Aires anterior, Jorge Bergoglio, en este momento lo condujo el cardenal Poli”, relató.

“Nuestros hermanos hebreos.” Así mencionó Poli públicamente la presencia de los representantes de la comunidad. 

“Nosotros saludamos a todas las distintas confesiones y lo novedoso fue que durante la liturgia católica hay un momento que se llama ‘el saludo de la Paz’ y en ese instante el arzobispo de Buenos Aires bajó, nos vino a saludar y a darnos la mano a las tres personas de la comunidad que estábamos, cuando todavía no había terminado la ceremonia”, contó Zimerman.

Por su parte, Reisman expresó que “este acto es importante para todo el mundo. Participar de una jornada por la Paz es algo que se debería hacer bastante más seguido, porque es un producto que está faltando”.

“Creo que es importante participar, estar cerca de nuestros pares que practican otras religiones, pero que a fin de cuestas tienen el mismo pensamiento que nosotros”, resaltó el vicepresidente 2º de la AMIA.

Además, manifestó que se sintió “realmente muy bien” durante la misa y calificó al diálogo Poli como “lindo y satisfactorio”. 

En cuanto terminó la ceremonia se acercó a saludarlos el nuncio apostólico en Buenos Aires, monseñor Emil Paul Tscherrig, y el monseñor Joaquín Sucunza, obispo auxiliar y vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires.

ABOMINABLE ECUMENISMO