CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

"PAPA" FRANCISCO: EL EXTREMO ANTIPASTORAL DEL CONCILIO VATICANO II
Emilio Nazar Kasbo


Video de Mirtha Legrand (protagonista de uno de los programas más populares de Argentina) de fecha 14 de diciembre de 2014: Minuto 52 en adelante (HAGA CLICK AQUÍ: http://youtu.be/Zx4pn-IAGJg?t=52m ), en que la astróloga Ludovica Squirru dice que la Misa Criolla que fue cantada en el marco de una "Misa" celebrada por el Papa Francisco fue un "encuentro de cosmovisiones", y la visión "teológica" del programa, porque según la astróloga el Papa "también convoca y crea situaciones que pueden sanar al país y a América Latina, porque lo que ví el otro día era tan profundo, realmente digo, Patricia Sosa era como el Espíritu de la Virgen de Guadalupe, había algo como una integración que decía está pasando algo, tenemos que tomar eso como una energía..." y todo en medio de comentarios que son excesivos elogios políticamente correctos, incluso que el "Papa" Francisco es más popular que el presidente estadounidense Barack Obama según la revista Times, todo lo cual sería despreciado por un verdadero humilde, sabiendo reconocer en los mismos meras banalidades.


Francisco Super Star

La Pastoral incluye las acciones del Pastor respecto de su rebaño, no las acciones por las cuales el rebaño es dañando con la anuencia o silencio de los Pastores...

El "pontificado" del "Papa" Francisco, marca el extremo y al máximo al cual pueden llevarse los “principios pastorales” del Concilio Vaticano II en su versión más progresista y modernista teñida de ambigüedad e inspirada en los artilugios de la Nouvelle Theologie (llevar la Fe a las “fronteras espirituales”), o mejor dicho, en el extremo del anticatolicismo militante. 

¿ALGUNA CONVERSIÓN?

Por ese motivo, el "Papa" Francisco no obtiene conversión alguna, como no la obtuvo siendo "Cardenal" en Argentina. Sólo cosecha aplausos de obsecuentes y de anticatólicos, aplausos personales, dirigidos a él mismo como ser humano y como persona, honores y homenajes a un mortal que en ningún caso es considerado como vicario de Cristo. Es más, explícitamente proclama que no es su intención ser instrumento de Dios para que haya conversión alguna. ¿Es esto concebible en un Papa? ¿Coincide esto con la infalibilidad papal ordinaria en materia de moral? No es a mí como laico a quien corresponde esclarecerlo, sino a la silenciosa Jerarquía de la Iglesia.

De modo que los postulados y las palabras del "Papa" Francisco, en la ambigüedad en que son afirmadas, guardan en sí la doble interpretación: la oculta y que no se manifiesta, y la cual por retorcidísimos artilugios pueden considerarse de algún modo indirecto respetando la ortodoxia católica; y la interpretación heterodoxa llevada a su máximo posible.

¿En qué consiste tal interpretación heterodoxa, hereje, modernista, progresista e incluso inmanentista? En que el "Papa" actual, Francisco, se hace eco y repite reprochando a la Iglesia Católica todo lo que dice “el mundo” (particularmente los medios de comunicación y la anticultura reinante), de modo que al coincidir en las palabras, cosecha aplausos. Aparecer acusando a la Iglesia Católica y en particular a los feligreses y más a su Jerarquía como si fuesen todos la última piltrafa de la humanidad, la última basura, basureada por su misma Cabeza en el orden temporal, diciéndoles fariseos, deseando daño a quien osase respetar los Diez Mandamientos, acusando de creerse “puros” a los católicos (los cuales acuden al Sacramento de la Confesión, por lo cual mal pueden considerarse “puro” quien se confiesa), y cosas semejantes, dando por válida toda Leyenda Negra en continuidad con los pedidos de perdón inicuos efectuados por Juan Pablo II, desconcierta a los católicos, porque más que reconocer la Verdad, implica asentir a las falsas acusaciones y dañar horadando la Barca de Pedro no desde fuera, sino desde dentro.

¿BAUTIZARSE? ¿PARA QUÉ?

Recientemente, a un amigo judío ateo que adhiere a todo lo que el Papa Francisco hace, le pregunté que si lo aprecia tanto, en qué medida desea hacerse católico y formar parte de la Iglesia… concretamente si quería bautizarse. Y a ello me respondió: “No hace falta, porque si el Papa Francisco acepta a todos, a los separados, a los divorciados, a los gays, si está reubicando y reformando la Curia para que no sea más como antes, si todo es así, entonces no hay diferencia, no hace falta que me bautice”. La respuesta es más que obvia y lógica. Si fuera de la Iglesia Católica todos se salvan, y si el Papa sólo reprocha a los católicos como si fuesen los únicos que se condenarán: ¿para qué bautizarse? ¿para ser condenado con todos los católicos y el "Papa" a la cabeza?

Es decir… si el "Papa" logra alguna conversión, habría que preguntarse ¿conversión a qué? ¿a la ortodoxia? No, porque está condenada ¿a la heterodoxia? Sí, pero a la heterodoxia anticatólica, es como pretender que alguien se convierta al Catolicismo sin abandonar la vida previa y sus errores, y sin arrepentimiento.

¿El Papa acaso llama a alguien a la conversión? De ninguna manera. Llama a la apostasía, y otorga la palabra y autoridad a los apóstatas y anticatólicos, y en nombre del “no hablen mal de nadie”, él mismo habla mal de todos y de cada uno de los propios católicos. Y no se trata de herir el orgullo de los católicos para ver hasta dónde llega tal orgullo, para luego sentir una mayor humildad que la anterior, tal como afirmaba el Santo Cura de Ars. Se trata de denigrar al Catolicismo. Las más acérrimas críticas de los anticatólicos se pueden encontrar en boca del "Papa" Francisco, lo cual lejos de convertir a muchos, desconcierta y deja atónitos y perplejos a los católicos.

FRUTOS… ¿PARA QUIÉN?

Por sus frutos los conoceréis, ha dicho Jesucristo. Después de esta magna obra destructiva y abolicionista del "Papa" Francisco, no hay nada. Efectivamente, después de la aceptación del inmanentismo más crudo, del sincretismo y de la asepsia moral al estilo de Poncio Pilatos, ya no queda más Fe Católica, porque la Piedra que han desechado los arquitectos humanos, está siendo desechada por los inmanentistas intraeclesiales.

La Iglesia Católica, como en tiempos de Jesucristo, es la Barca en medio de la tempestad. Y esta fuertísima tempestad debe ser superada, porque nuestra confianza está en Jesucristo, y no en debilidades humanas, en humanos de mantequita vendidos a los placeres y comodidades mundanos por el valor de las 30 monedas por las cuales Judas vendió al Mesías.

¿Que el "Papa" Francisco habló del Diablo al principio de su pontificado? Si hasta pareciera que fuese más espiritual ser masón que ser católico! Porque todo el mundo sabe, y así lo dicen las Encíclicas, la masonería tiene principios que son satánicos en su contenido, por lo cual al final del recorrido el masón debe adorar a Lucifer, a Jahbulón. Efectivamente, el Gran Maestro de la Gran Logia de Italia Gian Franco Pilloni, según el blog de dicha organización masónica de fecha 4 de noviembre de 2013, “ha escrito una carta  a un 'Papa' con el fin de conseguir unas relaciones más fluidas entre las dos organizaciones, la católica y la masónica”.

Sin embargo, a propósito de los malos frutos, Dios es el único que puede sacar un bien desde un mal, pero no toca al hombre tentar a Dios para que lo haga, porque esa fue una tentación del Diablo a Jesucristo en el desierto. Y a pesar de todo, la Esperanza Sobrenatural no debe decaer.

¿UNA IGLESIA CATÓLICA MASÓNICA?

La autoridad masónica italiana pide en su carta: “poner fin a las divisiones se interponen en las relaciones entre la Iglesia Católica y la masonería, con la esperanza de que, finalmente, reine la debida tranquilidad  entre las dos organizaciones, y se supriman las diferencias que todavía levantan un muro en la mutua relación”.

En contra de lo que sostienen las Encíclicas que condenan la Masonería, así como la profusa bibliografía masónica en que reconocen el antagonismo y las ansias de destrucción de la Iglesia Católica tenida como la más acérrima enemiga en virtud de su Tradición mantenida viva desde Jesucristo, Pilloni sostiene que “no somos una organización adversa a la Iglesia Católica, dignamente representada por usted (en referencia al "Papa" Francisco), sino todo lo contrario. Nuestros caminos son paralelos: De hecho pensamos como Ud.  acerca de todos los problemas que aquejan a la sociedad contemporánea; como Ud. trabajamos por un mundo de paz que respete a cada ser humano, sin distinción de ningún tipo y con absoluto respeto a todas las religiones.” Es decir, según la masonería, hay una identidad de visión con el "Papa" Francisco, que no resulta extensiva a otros Papas, lo cual se denota al utilizar la expresión “como Usted”. Además, expresan que el "Papa", al igual que la masonería, trabaja “por un mundo de paz que respete a cada ser humano, sin distinción de ningún tipo y con absoluto respeto a todas las religiones”. Es decir, el sincretismo y relativismo religioso que siempre ha sido condenado por los Papas, incluso por Juan Pablo II, sosteniendo que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación, quedaría “derogado”, imperando el pacifismo y la religión materialista que se busca imponer desde las Naciones Unidas de la mano del apóstata hereje Leonardo Boff junto a Mijail Gorbachov y cia. Todo lo cual queda lejos de ser desmentido por el "Papa".

¿Quién es el "Papa" para esta autoridad masónica? Un “hombre de cualidades humanas extraordinarias”, al cual solicita que ponga “fin a esta injusticia” por la cual se “castiga a los hermanos masónicos de Credo católico, obligándoles a profesar su fe, al margen de la Iglesia”, como si fuesen víctimas y no victimarios. Claro que el Diablo cree en Dios, y conociéndolo mejor que los seres humanos por su naturaleza angelical, lo repudia. Es necesario primero ser católico para luego ser apóstata y adorar a Jahbulón. No hay otro modo. Por eso, sostiene el Gran Maestre de Italia: “yo creo en el bien de la “creación” a través del camino, la verdad y la vida enseñado por Jesús en el Evangelio”, dejando bien en claro que la Creación se encuentra entrecomillado en el original de la carta, puesto que todo masón es evolucionista, y de allí surge la necesidad de que el Catolicismo acepte el evolucionismo o al menos la herética posibilidad de su validez, como signo de acercamiento. Es que los masones creen en el Gran Arquitecto que fue el diablo que “ordenó” como demiurgo el Universo. Además hace referencia a masones que sostienen “características cristianas análogas y verdaderos valores de subsidiariedad dirigidos al bien social del mundo, la paz mundial, la caridad”, pero claro que todo ello es sin Jesucristo, y es más, contra la espiritualidad y la Tradición de la Iglesia Católica.

ALLÍ DONDE ESTÁ TU CORAZÓN…

El tesoro, para este Gran Maestre, no es Jesucristo, sino que afirma haber “encontrado este tesoro separado del mundo y deliberadamente bien oculto, llamado masonería”. Además pide “Transformar nuestros “templos” (los masónicos y los católicos) en templos de la Paz, lugares de encuentro,  lugares de testimonio de los sentimientos más elevados  de solidaridad y hermandad de los hombres, y un admirable ejemplo de abnegación excepcional con su presencia”. Tal carta se encuentra fechada el 9 de septiembre de 2013.

El 28 de abril de 1738, el papa Clemente XII, condenó la Masonería con la Carta Apostólica "In eminenti": "Nos hemos enterado, y el rumor público no nos ha permitido ponerlo en duda, que se han formado, y que se afirmaban de día en día, centros, reuniones, agrupaciones, agregaciones o conventículos, que bajo el nombre de Liberi Muratori o Franc-masones o bajo otra denominación equivalente, según la diversidad de lengua, en las cuales eran admitidas indiferentemente personas de todas las religiones, y de todas las sectas, que con la apariencia exterior de una natural probidad, que allí se exige y se cumple, han establecido ciertas leyes, ciertos estatutos que las ligan entre sí, y que, en particular, les obligan bajo las penas más graves, en virtud del juramento prestado sobre las santas Escrituras, a guardar un secreto inviolable sobre todo cuanto sucede en sus asambleas… Si no hiciesen nada malo no sentirían ese odio por la luz hemos resuelto condenar y prohibir, como de hecho condenamos y prohibimos, los susodichos centros, reuniones, agrupaciones, agregaciones o conventículos de Liberi Muratori o Franc-Massons o cualquiera que fuese el nombre con que se designen, por esta nuestra presente Constitución, valedera a perpetuidad. Por todo ello, prohibimos muy expresamente y en virtud de la santa obediencia, a todos los fieles, sean laicos o clérigos, seculares o regulares, comprendidos aquellos que deben ser muy especialmente nombrados, de cualquier estado grado, condición, dignidad o preeminencia que disfruten, cualesquiera que fuesen, que entren por cualquier causa y bajo ningún pretexto en tales centros, reuniones, agrupaciones, agregaciones o conventículos antes mencionados, ni favorecer su progreso, recibirlos u ocultarlos en sus casas, ni tampoco asociarse a los mismos, ni asistir, ni facilitar sus asambleas, ni proporcionarles nada, ni ayudarles con consejos, ni prestarles ayuda o favores en público o en secreto, ni obrar directa o indirectamente por. sí mismo o por otra persona, ni exhortar, solicitar, inducir ni comprometerse con nadie para hacerse adoptar en estas sociedades, asistir a ellas ni prestarles ninguna clase de ayuda o fomentarlas; les ordenamos por el contrario, abstenerse completamente de estas asociaciones o asambleas, bajo la pena de excomunión, en la que incurrirán por el solo hecho y sin otra declaración los contraventores que hemos mencionado; de cuya excomunión no podrán ser absueltos más que por Nos o por el Soberano Pontífice entonces reinante, como no sea en “artículo mortis”. Queremos además y ordenamos que los obispos, prelados, superiores, y el clero ordinario, así como los inquisidores, procedan contra los contraventores de cualquier grado, condición, orden, dignidad o preeminencia; trabajen para redimirlos y castigarlos con las penas que merezcan a título de personas vehementemente sospechosas de herejía... Por lo demás, nadie debe ser lo bastante temerario para atreverse a atacar o contradecir la presente declaración, condenación, defensa y prohibición. Si alguien llevase su osadía hasta este punto, ya sabe que incurrirá en la cólera de Dios todopoderoso y de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo".

¿En virtud de qué principios fue emitida esta Encíclica? En virtud de que la autoridad de la Iglesia Católica es el Papa, encargado de velar por el bien de su Rebaño. Así dice el inicio de dicha Carta Apostólica: “Habiéndonos colocado la Divina Providencia, a pesar de nuestra indignidad, en la cátedra más elevada del Apostolado, para vigilar sin cesar por la seguridad del rebaño que Nos ha sido confiado, hemos dedicado todos nuestros cuidados, en lo que la ayuda de lo alto nos ha permitido, y toda nuestra aplicación ha sido para oponer al vicio y al error una barrera que detenga su progreso, para conservar especialmente la integridad de la religión ortodoxa, y para alejar del Universo católico en estos tiempos tan difíciles, todo lo que pudiera ser para ellos motivo de perturbación”. Válidamente podemos preguntarnos si desde el Concilio Vaticano II y en particular durante el "pontificado" del actual "Papa" Francisco, se cumplen tales principios. Porque pareciera que se buscan explícitamente todos los males y vicios para “el rebaño”… porque hay algunos pastores “con olor a lobo”, más identificables cuanto más se asciende en la jerarquía eclesiástica. Y en el medio… nadie dice nada.

CURA APÓSTATA

Entre los masones afirman que la “carrera” del ex sacerdote Pascal Vesin recién comienza. Hacia septiembre de 2013, el "Papa" Francisco retó al Colegio Cardenalicio yendo a la caza de un párroco Pascal Vesin, sacerdote encargado de Sainte-Anne d’Arly-Montjoie, localidad alpina de Francia. Por petición directa del Vaticano, la Iglesia Católica en Francia expulsó al cura por pertenecer a la masonería y al ser intimado este para que cese su participación en “la orden de los hijos de la Viuda”, este “hermano masón” y sacerdote católico a la vez, se negó a abandonar la masonería.

Según explicó la Diócesis de Annecy en un comunicado publicado el 26 de mayo de 2013, poco tiempo después de que asumiera el "Papa" Francisco, “en razón de su activa membrecía a una logia masónica”, el francmasón y sacerdote P. Vesin “fue apartado de su cargo por el Obispo Yves Boivineau, Obispo de Annecy Francia, a pedido explícito del Vaticano”. La diócesis explicó que “a pesar de la incompatibilidad de los principios, en términos de fe y sus requerimientos morales, el sacerdote en cuestión, párroco en la diócesis de Annecy, es un miembro de la Gran Logia del Oriente de Francia desde 2001”. Existe un Lobby masónico en el Vaticano, y que seguramente tiene sus “internas”, y tal vez dicha exigencia de apartarse de la masonería efectuada al sacerdote se debiese a una de esas “internas” para dejar el cargo a otro masón, por lo que más que un servicio a la Iglesia Católica pudo haber sido un servicio a la masonería, o tal vez la promoción del mismo a un grado masónico más elevado.

El francmasón y sacerdote Pascal Vesin se había mostrado públicamente a favor de que los sacerdotes se casen y no apoyó las manifestaciones católicas en París contra el matrimonio homosexual. Justamente coincidió el hecho con la denuncia por el "Papa" Francisco de la existencia de un “lobby gay”, lo cual es innegable, tanto como que para ascender en la masonería se deben cometer actos antinaturales de homosexualidad. Además, Vesin ha sido el único sacerdote masón apartado por pertenecer a la masonería, mientras que existen muchos otros que militan en dicha institución anticatólica y no han sido intimados a abandonarla. Es más, se afirma que Paolo Gabriele, quien fue preso en el Vaticano por robo de documentos durante el pontificado del "Papa" Benedicto XVI, está vinculado con la masonería romana. Lo extraño, es que sólo unos meses después de haber excomulgado a Vesin, el representante de la masonería italiana exprese elogios al Papa Francisco y le solicite la unión y colaboración de las dos “organizaciones”. Claro que lo de “organizaciones” es un vocablo que no cabe a la Iglesia Católica.

EXTREMO POSTCONCILIAR

Actualmente, bajo el "pontificado" del "Papa" Francisco, las iglesias no se llenan ni con curiosos. Ni para Navidad se ve un incremento de afluencia de feligreses. Es más, la feligresía está siendo invitada a no asistir... y es sustituida por personas de otros cultos que profanan el Sitial reservado para Jesucristo.

Si esto es lo máximo que puede lograr la postura modernista -progresista- inmanentista de los anticatólicos dentro de la Iglesia Católica, debe ser hora de que la Barca de Pedro empiece a mirar hacia Jesucristo, hacia La Verdad que es Él mismo, hacia la Tradición y la opción por el Absoluto que ello implica. Porque nada se puede esperar de un árbol que no da frutos, tal como lo es una herejía que ha ingresado a las "venas mismas de la Iglesia", al decir del Papa San Pío X. El "Papa" Francisco no logra conversiones, logra sólo aplausos a su persona, que durarán tan efímeramente como lo que dure su vida

Algún día tal vez se irá, con el amargo sabor de haber destrozado a la Iglesia Católica, inconscientemente, o lo que sería peor, onscientemente, tras haber hecho de la misma un espacio para sus venganzas por hechos del pasado, o para hacer gala de su orgullo, conquistando espacios en revistas donde refleja cabalmente el pensamiento de los anticatólicos, como correspondería a todo espíritu dañado por el figuritismo masónico. 

Dicen que si se ve un animal que parece un pato, que actúa como un pato, que hace sonidos como un pato y que tiene la biología de un pato, entonces estamos ante un pato... si aplicamos esto al "Pontificado" del "Papa" Francisco como culmen de la acción iniciada por Juan XXIII con el Concilio Vaticano II hasta llegar al Pre- "San Papa" Francisco del porteño barrio de Flores, el cual según las revistas prácticamente debería autoproclamarse Santo en vida en uso de la infalibilidad Papal, en virtud de su humildad y paz que transmite bajo los efectos de la posesión del Espíritu de Guadalupe del que también estuvieron posesos durante la "Misa Criolla" celebrada el 12 de diciembre de 2014 por el mismo "Papa" haciéndose el "místico" con suspiros, intercalando los desentonados cantos antilitúrgicos de Patricia Sosa, la cual reza en un altar de su hogar a Jesucristo y donde tiene también a Buda porque hace "meditación trascendental", estando todos posesos de ese mismo "Espíritu", al decir de la astróloga Ludovica Squirru en el programa de Mirtha Legrand... cualquiera puede preguntarse: ¿Es esto la Iglesia Católica? ¡Eso es lo que dicen las revistas y los medios de comunicación! Y si no es desmentido, es lo que el "Papa" Francisco está dejando a la gente...

Hay mucho más para decir sobre este tema… pero la nota no acabaría. Seguramente continuará en otra oportunidad. Pero en un mundo abúlico, donde sólo 7 o 12 personas leen un artículo como el que acabo de escribir, sin que tenga ni la menor trascendencia o importancia... a veces uno se pregunta ¿para qué? Si este blog no lo va a leer ni siquiera el "Papa", ni se va a enterar de lo que dice, y si se enterara no haría nada para cambiar lo errado... ¿No es mejor ir a rezar por el bien de la Iglesia, por el "Papa" y por el bien de las almas y la conversión de todos, antes de ir a dormir? Y la respuesta es: sí.

Para ver el vídeo de la "Misa" criolla en la Basílica de San Pedro, pulse AQUÍ

Tomado de: DIARIO PREGÓN DE LA PLATA

---------------------------------------

CONCILIÁBULO VATICANO