CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

CALEIDOSCOPIO BERGOGLIANO


Para ver la secuencia de diapositivas haga "CLIC" en la imagen o AQUÍ

Para descargar en formato PDF, haga "CLIC" AQUÍ

Nota preliminar del libro
Tres años conrancisco: la impostura bergogliana
[*]

La mayor desgracia para un siglo o para un país, es el abandono o la disminución de la verdad. Podemos recuperarnos de todo lo demás, pero jamás se recupera uno del sacrificio de los principios. (Monseñor Freppel)

Quienquiera que ama la verdad aborrece el error y este aborrecimiento del error es la piedra de toque mediante la cual se reconoce el amor a la verdad. Si no amáis la verdad, podréis decir que la amáis e incluso hacerlo creer a los demás; pero estad seguros que, en ese caso, careceréis de horror a lo que es falso, y por esta señal se reconocerá que no amáis la verdad. (Ernest Hello)

¡Basta de silencios! ¡Gritad con cien mil lenguas! Porque por haber callado, el mundo está podrido. (Santa Catalina de Siena)

Mis centinelas son ciegos, no tienen inteligencia. Son perros mudos que no pueden ladrar. Se acuestan somnolientos, pues son amigos de dormir. (Isaías 56, 10)

Los enemigos declarados de Dios y de la Iglesia deben ser atacados y censurados con toda la fuerza posible. La caridad obliga a gritar ‘‘¡al lobo!’’ cuando un lobo se ha introducido en medio del rebaño y aun en cualquier lugar en que se lo encuentre. (San Francisco de Sales)

Que un simple feligrés, completamente ignoto y carente de pergaminos, se decida a tomar la iniciativa de publicar una recopilación de artículos atacando a quien ocupa la sede petrina podrá sin dudas ser considerado como un gesto escandaloso por algunos, lisa y llanamente demencial por otros. Y con mucha razón.

Con la salvedad siguiente: ése sería el caso en circunstancias normales en la vida de la Iglesia, las que por cierto distan muchísimo de ser las actuales. Se trataría de un acto escandaloso, insensato y merecedor de una reprobación sin atenuantes si adoptara semejante actitud ante un auténtico pastor que condujese el rebaño de Cristo hacia el Cielo, guiado por la revelación divina y por el magisterio de la Iglesia. Este opúsculo sería evidentemente imperdonable si tuviese por blanco a un pastor que protegiera a las ovejas de los falsos doctores, si cargase contra un hombre de Dios que las resguardara de las jaurías de lobos rapaces que buscan seducirlas con sus falsas doctrinas y pervertirlas con sus malos ejemplos.

Pero resulta que ésa no es la situación en la que nos hallamos. Ni remotamente. No percatarse de ello es como no ver el sol en pleno mediodía. Es por ese motivo que, en las circunstancias presentes, este acto de denuncia es no solamente justificado sino particularmente necesario. La razón es muy simple: nos encontramos ante alguien que, en vez de confirmar a sus hermanos en la fe, se dedica a escandalizarlos sin solución de continuidad, con un frenesí diabólico y dando muestras de un atrevimiento sin límites. Los hechos a los que aludo, de público conocimiento, son tan numerosos y tan elocuentes que se podrían llenar bibliotecas enteras si se consignaran en los anales del actual « pontificado » y se llevara una  crónica meticulosa de su verborrágico e incontinente pseudo magisterio mediático.
Que « no existe un Dios católico », que « no me interesa » la religión en la que se eduque a los niños, que se puede « encontrar a Dios » en cualquier religión del « amplio abanico » existente, que Dios no hace « magia » sino que utiliza la « evolución », que Jesús no multiplicó los panes y los peces sino que enseñó a sus discípulos a « compartir », que María se rebeló contra Dios al pie de la Cruz y lo llamó « mentiroso », que lo que el mundo necesita hoy en día es una « conversión ecológica », que el proselitismo es una « solemne tontería », que la fe es incompatible con la « certeza », que la raíz de la felicidad reside en « vivir y dejar vivir » y un sinfín de otras declaraciones del mismo tenor, absolutamente inconcebibles no ya en boca de un papa, sino de cualquier cristiano…

Blasfemias escalofriantes que trasuntan una impiedad luciferina, todas ellas vomitadas por quien pasa por ser, a los ojos del mundo, nada menos que el « Vicario de Jesucristo » y el « Soberano Pontífice » de la Iglesia Católica. Ver para creer…

En estos tiempos de confusión generalizada hay que evitar caer en la trampa sutil, falso dilema y diabólica celada, de sentirse desgarrado entre una obediencia engañosa, descarriada de su fin último, y la defensa incondicional de la fe ultrajada. Desafiar y desacreditar a la autoridad legítima es sin lugar a duda una falta grave y eminentemente reprobable. Guardar silencio ante la manifestación desembozada del misterio de iniquidad en la persona de un falso profeta y de un pastor inicuo no lo es menos.

http://www.catolicosalerta.com.ar/bergoglio04/bergoglio-francisco-en-cuatro-idiomas.pdf
http://novusordowatch.org/2016/12/bergoglian-deceit-miles-christi/
Contraportada

Cuando el 13 de marzo de 2013 Francisco se dirigió por primera vez a los fieles desprovisto de ornamentos litúrgicos pontificios, dio signos que anunciaban lo que luego habría de suceder. El primero de ellos fue su sorprendente « buona sera », saludo profano inaudito en boca de un Soberano Pontífice y que trasuntaba su voluntad de desacralizar el ministerio petrino. Esta impresión fue confirmada cuando se inclinó ante la multitud, pidiéndole que rezara por él antes de bendecirla, respaldando así implícitamente el principio revolucionario de la soberanía popular. Tres días más tarde renovó su profesión de fe humanista impartiendo una  « bendición silenciosa » a los representantes de los medios de prensa reunidos en la Sala Pablo VI, alegando que no todos los allí presentes eran católicos o creyentes y que él debía « respetar la conciencia de todos ». Para entonces, la orientación de su « pontificado » estaba suficientemente delineada. Los acontecimientos posteriores no hicieron más que confirmar el simbolismo de esos gestos precursores, efectuados a manera de manifiesto ideológico y anunciadores de todo un programa de acción. Esta modesta recopilación de artículos no pretende ser exhaustiva, dado el carácter  inagotable de su « magisterio mediático », que él utiliza para sembrar sistemáticamente la confusión por doquier, sirviéndose para ello del prestigio que le confiere su investidura pontificia. Porque, como es sabido, el ocupante de la Casa Santa Marta lleva « dos cuernos semejantes a los de un cordero » (Ap. 13, 11), pero su lengua, y eso lo comprobamos a diario, no es otra que la del dragón…

-------------------------------------------

JORGE MARIO BERGOGLIO 2017