CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

LA PAZ DE BERGOGLIO NO ES LA PAZ DE CRISTO


(...) Y no hay semejante paz si no es la de Cristo; y la paz de Cristo triunfe en vuestros corazones (Col. 3, 15)
(...) Justificados pues, por la fe, tenemos pues paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo. (Rom., 5, 1)
(...) Lo que habéis aprendido, y recibido, y oído, y visto en mí, esto habéis de practicar; y el Dios de la paz será con vosotros. (Filipenses, 4, 7-9)
(...) Así, el mismo Señor de la paz, os conceda siempre la paz en todas partes. (II Tes. 3, 16)
(...) una vez rechazado Dios, se busca la paz inútilmente porque la justicia está desterrada de allí donde Dios está ausente.
S Pío X: E Supremi Apostolatus
(...) Sabemos que no son pocos los que, llevados por sus ansias de paz, de tranquilidad y de orden, se unen en grupos y facciones que llaman «de orden». ¡Oh, esperanza y preocupaciones vanas! El partido del orden que realmente puede traer una situación de paz después del desorden es uno sólo: el de quienes están de parte de Dios. Así pues, éste es necesario promover ya él habrá que atraer a todos, si son impulsados por su amor a la paz.... S. Pío X: E Supremi Apostolatus
(...) Síguese, pues, que la paz digna de tal nombre, es a saber, la tan deseada paz de Cristo, no puede existir si no se observan los preceptos y los ejemplos de Cristo ... Pío XI: Encíclica Ubi arcano


-------------------------------------------

APOSTASÍA