CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

¿AÑO DE LA MISERICORDIA?
¡NO! AÑO DE LA CONDENA


¿AÑO DE LA MISERICORDIA? ¡NO! AÑO DE LA CONDENACIÓN ?

Las Escrituras condenan la presunción y la falsa Misericordia

Hay mucho que hablar en estos días sobre la “Misericordia” : “Dios no se cansa de perdonar,” sigue repitiendo el apóstata Francisco, y ahora, en la última tontería histérica-herética lanzada por el antipapa, se nos dice que la confesión de los pecados no es necesaria para absolverlos válidamente – simplemente basta presentarse sin decir nada:

¿AÑO DE LA MISERICORDIA? ¡NO! AÑO DE LA CONDENACIÓN

“Os recomiendo entender no sólo el lenguaje de la palabra, sino también el de los gestos. Si alguien va a ti es que quiere decirte algo…A veces no conseguirá decirlo, pero tú lo entiendes…Lo dice así, con el gesto de acercarse. 


En segundo lugar, él está arrepentido: Ante nosotros no está el pecado sino un  pecador arrepentido, que quisiera no ser así, pero no puede” Si alguien viene a ti es porque no quiere caer en estas situaciones, pero no se atreve a decirlo, tiene miedo de decirlo y no ser capaz de hacerlo. Pero si no puede hacerlo, ad impossibilia nemo tenetur [Nadie está obligado a hacer cosas imposibles]. Y el Señor entiende estas cosas, el lenguaje de los gestos. Tened los brazos abiertos, para entender lo que está dentro de ese corazón que no puede decirlo  o decirlo  de esa  manera … un poco debido a la vergüenza … usted me entiende. Debéis recibir a todos con el lenguaje con el que pueden hablar “(antipapa Francisco, Discurso a ‘Misioneros de la Misericordia’ 11 de febrero, 2016).


Contra este contrasentido, el Concilio de Trento enseña dogmática e infaliblemente:

“Si alguno negare, que, para la remisión de los pecados, no se requieren tres actos en el penitente, que son por así decirlo la materia del sacramento de penitencia, a saber, la contrición, confesión y satisfacción, que se llaman las tres partes de la penitencia; o quien dice que hay dos partes únicamente de la penitencia, a saber, los terrores con que la conciencia es herida al ser convencido de pecado, y la fe, generada (a) por el Evangelio, o por la absolución, por lo que uno cree que su pecados le son perdonados por medio de Cristo; sea anatema “(Trento, Sesión 14, Canon 4 ; el subrayado es nuestro).


La “misericordia” de Francisco es falsa, como se ha documentado en este sitio web en abundancia. 

El antídoto Católico de la presunción (falsa piedad), por una parte, y la desesperación por la otra, es la virtud de la esperanza : “Dios mío, confiando en tu poder omnipotente y en tu infinita misericordia y promesas, espero obtener el perdón de mis pecados, la ayuda de tu gracia, y la vida eterna, por los méritos de Jesucristo, mi Señor y Redentor. Amén “( Ley de la Esperanza ). 

Los católicos no deben caer en la desesperación de su salvación, como si la misericordia y la gracia de Cristo no fueran capaces de quitar sus pecados; ni debe presumir su salvación, como si su perseverancia personal en la gracia de Dios estuviera absolutamente garantizada. Por el contrario, los católicos esperan su salvación – con una “expectativa segura y sin vacilaciones, que descansa sobre las promesas de Dios que es fiel,  de la felicidad eterna que puede ser obtenida con la ayuda de Dios. ” ( Un Diccionario católica ., 3ª ed, sv “La ley de la esperanza, “). Este medio virtuoso entre los dos extremos de la desesperación y la presunción también se enseña, por supuesto, en la Santa Escritura, en la que hay pasajes  de advertencia contra cualquiera de los dos extremos. Como hoy se hace hincapié exclusivamente en la misericordia, aquí vamos a considerar algunos de los “otros” pasajes, es decir, aquellos que ponen en guardia contra el exceso de confianza, la presunción, y la falsa “misericordia “: 

“No digas: He pecado, y ¿qué daño me ha acontecido. Porque  el Señor es paciente. Aun del pecado expiado no vivas sin temor y añadas pecados a pecado. No digas: Grande es su misericordia, Él perdonará mis muchos pecados. Porque aunque es misericordioso también castiga y su ira caerá sobre los pecadores. -Ecclesiasticus [Eclesiástico] 5: 4-7

“El temor del Señor aleja el pecado: Porque el que persevera en el temor aleja la cólera.Ecclesiasticus [Eclesiástico] 1: 27

“¡Ay del mal amigo! ¿Has sido creado para llenar la tierra de engaños?”  -Ecclesiasticus [Eclesiástico] 37: 3

“Bienaventurado el hombre que persevera en el temor: Pero el de duro corazón caerá en la desventura.” Proverbios 28:14

“Y meditando todas estas cosas  en mi corazón, entendí que que hay hombres justos y sabios, y sus obras están en las manos de Dios, y sin embargo el hombre no sabe si es digno de amor o de odio …  ” Eclesiastés 9: 1

“Dirás entonces: Las ramas han sido desgajadas para que yo fuera injertado.  Bien: por su incredulidad fueron desgajadas y tú  por la fe estás en pie. No te engrías. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, teme que a ti tampoco te perdonará. Considera pues la bondad y la severidad de Dios: la severidad con los que cayeron, para contigo la bondad, si permaneces en la bondad pues de otro modo tambièn tú serás desgajado.  ” Romanos 11: 19-22

” En cuanto a mí muy poco se me da de ser juzgado por vosotros o por cualquier otro tribunal humano, que ni a mí mismo me juzgo. Cierto que de nada me reprocha la conciencia, más no por eso me creo justificado. El  que me juzga, es el Señor  ” -1 Corintios 4: 3-4

” Pero el que se gloría, gloríese en el Señor.  Porque no el que se alaba a sí mismo, está aprobado, sino aquél a quien Dios alaba.”  -2 Corintios 10: 17-18

” Por tanto, amados míos, (como siempre habéis obedecido, no en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia,) con temor y temblor trabajad por vuestra  salvación.”  Filipenses 2:12

” Y si apenas se salva el hombre justo ¿qué será del  impío y el pecador? Y por eso los que son afligidos según la voluntad de Dios, encomienden al Creador sus almas mediante la práctica de las buenas obras “.  1 Pedro 4: 18-19

Enlaces relacionados:

De Novus Ordo Watch

Tomado de Amor de la Verdad

-------------------------------------------

APOSTASÍA