CATÓLICOS ALERTA

Defendiendo nuestra fe

AGRAVIO A NUESTRA SANTÍSIMA MADRE


AGRAVIO A NUESTRA SANTÍSIMA MADRERaniero Cantalamessa, predicador de la Casa "pontificia"

Uno de los agentes principales de la descomposición doctrinal es el capuchino Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa pontificia y simpaticone profesional, de quien pronto, muy pronto, espero hablar en tiempo pasado, dejando constancia de su “ infelicísima memoria”.

Véase cómo largó su veneno en una prédica de Adviento, donde habló de la Santísima Virgen-para él nada más que “María”- y del ecumenismo:

“No es éste el lugar para hacer una revisión histórica. Solamente quiero decir lo que me parece una vía de salida para la triste situación sobre María. Esa vía pasa por un sincero reconocimiento de parte de nosotros los católicos del hecho de que, especialmente en los últimos siglos, hemos contribuído a rendir a María algo que es inaceptable para los hermanos protestantes, honrándola de modo quizá exagerado y desconsiderado, sobre todo no colocando tal devoción en un cuadro bíblico bien claro, que hiciese ver su papel subordinado respecto a la Palabra de Dios, al Espíritu Santo y a Jesús mismo. La mariología de los últimos siglos se había convertido en una fábrica continua de nuevos títulos, nuevas devociones, a menudo ,polemizando con los protestantes, usando a veces a María como arma contra ellos”.

Cantalamessa: come Maria, testimoni della misericordia di Dio (clic)

Es decir que para Cantalamessa,el dogma de la Inmaculada Concepción y el dogma de la Asunción, definidos en los últimos siglos 1854 y 1950) son “exageraciones” y “desconsideraciones” y forman parte de una “fábrica de títulos” y “nuevas devociones”.
Mascalzone Cantalamessa: ¡Habla sandeces blasfemas!

Notas catapúlticas

1) En realidad, ya la Lumen Gentium (67) había iniciado el camino “desmariológico” para complacer a “los hermanos separados”:

“En las expresiones o en las palabras eviten cuidadosamente todo aquello que pueda inducir a error a los hermanos separados o a cualesquiera otras personas acerca de la verdadera doctrina de la Iglesia. Recuerden, finalmente, los fieles que la verdadera devoción no consiste ni en un sentimentalismo estéril y transitorio ni en una vana credulidad, sino que procede de la fe auténtica, que nos induce a reconocer la excelencia de la Madre de Dios, que nos impulsa a un amor filial hacia nuestra Madre y a la imitación de sus virtudes”

2) De indispensable lectura sobre el tema es la historia del Concilio escrita por Roberto de Mattei. En el capítulo sobre la tercera sesión (N°4, Compromesso sul capitolo “De beata Maria Virgine”) se relata con precisión la ofensiva antimariana, motorizada por Congar, Rahner, Alfrink, Döpner y Méndez Arceo.

Fuente: Catapulta

---------------------------------------

APOSTASÍA